Buscar
  • Maren Kids

Cuándo llevar a tu bebé a la guardería


Una de las preocupaciones más comunes entre los padres es saber cuál es la mejor estrategia para el primer día que se incorpora en una guardería.

Es curioso pensar que entre los primeros meses de vida los pequeños/as no tienen tanto problema en adaptase ya que al realizar el proceso de adaptación acompañados de mamá o papá permite que este no sea un cambio repentino para este nuevo entorno al que pertenecerá.


Así que decidimos realizar una especie de tips que podrán ayudarte a llevar a tu bebé a la guardería:


Consejos para el primer día de guardería

La adaptación del niño a la escuela o a la guardería también dependerá de:

  • Si es hijo único, el primogénito o el menor de varios hermanos.

  • Su temperamento.

  • Las experiencias previas de separación.

  • Las relaciones con sus propios padres.

Por ello, en el momento de llevar a la guardería al niño hay que cuidar de cómo hacerlo:

  • Hay que evitar una integración brusca.

  • No se debe pasar de una dedicación exclusiva al hijo a la total incorporación a la vida laboral o a la jornada completa.

  • La integración brusca aumenta la preocupación maternal y puede conducir al niño a rechazar la alimentación y a una pérdida de peso.

  • A veces, las guarderías no permiten una integración progresiva debido a razones de organización interna, pero eso es contraproducente para los niños.Al elegir el centro, conviene tener esta posibilidad en cuenta.

  • Lo más prudente es llevar al niño unos días antes de que la madre se incorpore a su trabajo, de manera que sea ella quien le lleve y recoja los primeros días.

  • Procurar que no coincida el comienzo de la etapa escolar con otros cambios, como el destete o el traslado del niño de la habitación de los padres a la suya propia, con el nacimiento de un hermano, con un viaje de los padres…

  • Es aconsejable llevar al niño a conocer la escuela infantil antes de dejarle la primera vez. Algunas escuelas tienen esto en cuenta y piden a los padres que los lleven solo un rato los primeros días y que ellos permanezcan con el niño.

  • Cuando se deje ya al niño en la escuela, hay que informarle de que sus padres se van, pero sin prolongar la despedida ni volverse para mirarle. Además, los padres deben evitar gestos de preocupación o pena.

  • Hay que informar al niño de cuándo se volverá a recogerle y cumplir con la cita puntualmente para que no tenga la sensación de que ha sido abandonado. También es importante que el niño sepa quién le va a ir a buscar.

  • Hay muchos niños que se adaptan bien al principio y luego dan señales de regresión.

  • En algunos casos, pueden aparecer problemas de sueño, alimentación o rabietas que habían sido superadas.

  • Lo importante es que los primeros días los padres dediquen más mimos y atención al niño para que así pueda desahogarse del estrés a que conduce todo cambio.

  • Hay niños que temen que les pase algo a sus padres si ellos se van, o que sus padres se queden jugando con su hermano pequeño y se olviden de ellos. Es importante tranquilizar al niño diciéndole que no van a permitir que le pase nada.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo