top of page
Buscar
  • Foto del escritorMaren Kids

LA RELACIÓN ENTRE LAS PANTALLAS Y EL RETRASO EN EL LENGUAJE EN MENORES DE 3 AÑOS

En la última década, el avance tecnológico ha llevado a una revolución digital que ha transformado radicalmente nuestras vidas. Las pantallas electrónicas se han convertido en una presencia omnipresente en nuestro día a día, y es común que los niños pequeños estén expuestos a ellas desde una edad temprana. Si bien la tecnología puede tener muchos beneficios, el abuso en la utilización de las pantallas plantea preocupaciones sobre su impacto en el desarrollo infantil, especialmente en el lenguaje de los niños menores de 3 años. 


El papel crítico de los primeros años

Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo del lenguaje en los niños. Es durante esta etapa que los pequeños comienzan a aprender los sonidos, palabras y estructuras gramaticales que formarán la base de su capacidad lingüística en el futuro. El lenguaje es esencial para la comunicación, la adquisición de conocimiento y la interacción social, por lo que cualquier obstáculo en su desarrollo puede tener efectos significativos a largo plazo.


El auge de las pantallas y su impacto en los niños

En la era digital actual, los dispositivos electrónicos, como teléfonos inteligentes, tabletas y televisores, se han convertido en herramientas populares para entretener y educar a los niños. Muchos padres utilizan estas pantallas como una forma de calmar y distraer a sus hijos, pero la exposición excesiva y temprana a la tecnología ha generado preocupación en la comunidad médica y académica.


Estudios y evidencia

Diversas investigaciones han examinado la relación entre el uso de pantallas y el desarrollo del lenguaje en los niños pequeños. Un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics reveló que cada hora adicional de tiempo frente a pantallas a los 12 meses de edad se asociaba con un aumento del 16% en el riesgo de retraso en el lenguaje a los 24 meses. 


Otro estudio de la Universidad de Toronto aseguraba que los niños de 2 años que utilizaban dispositivos electrónicos con mayor frecuencia tenían un vocabulario menos desarrollado en comparación con aquellos que tenían un menor uso de pantallas.


Causas del retraso en el lenguaje

La exposición excesiva a las pantallas puede contribuir al retraso en el lenguaje de diversas maneras:

1. Falta de interacción verbal: El tiempo que los niños pasan frente a las pantallas a menudo reemplaza las interacciones verbales cara a cara con adultos y otros niños. La interacción es fundamental para el desarrollo del lenguaje, y cuando los niños no tienen suficientes oportunidades para conversar y escuchar, su capacidad lingüística se ve afectada.

2. Contenido pasivo: Gran parte del contenido en las pantallas es pasivo, lo que significa que los niños simplemente observan y escuchan sin interactuar activamente. Esta pasividad puede limitar su participación y compromiso con el contenido, lo que puede ser menos efectivo para el desarrollo del lenguaje.

3. Estimulación limitada: Aunque existen aplicaciones y programas educativos, la estimulación que brindan las pantallas no es comparable a la que ofrecen experiencias del mundo real. La exploración táctil, el juego físico y la interacción con objetos reales son esenciales para el desarrollo cognitivo y lingüístico de los niños.

4. Sueño interrumpido: La exposición a pantallas antes de dormir puede afectar negativamente el sueño de los niños, lo que, a su vez, puede afectar su capacidad de atención y aprendizaje, incluido el desarrollo del lenguaje.


Recomendaciones para los padres

Si bien es casi imposible evitar completamente el uso de pantallas en la era digital actual, hay formas de equilibrar su uso y minimizar el impacto negativo en el desarrollo del lenguaje de los niños:

1. Establecer límites: Es fundamental establecer límites claros sobre el tiempo de pantalla para los niños pequeños. La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños menores de 18 meses eviten el uso de pantallas, excepto para videoconferencias, y que los niños de 18 a 24 meses tengan accesolimitado a contenido de alta calidad, siempre con la participación de un adulto para interactuar y guiar la experiencia.

2. Fomentar la interacción: Los padres deben priorizar el tiempo de calidad para interactuar verbalmente con sus hijos. Leer libros, cantar, contar cuentos y jugar juegos que involucren el lenguaje son excelentes formas de estimular el desarrollo lingüístico.

3. Elegir contenido educativo: Cuando se permite el uso de pantallas, es esencial seleccionar contenido educativo y de alta calidad, que fomente la participación activa y la interacción del niño.

4. Limitar el uso antes de dormir: Evitar la exposición a pantallas antes de la hora de dormir puede mejorar la calidad del sueño y, en última instancia, favorecer el desarrollo del lenguaje.

En conclusión, aunque la tecnología puede tener beneficios educativos, su uso desmedido y poco supervisado puede tener efectos negativos en el desarrollo lingüístico de nuestros pequeños. Es fundamental que los padres comprendamos la importancia de equilibrar el tiempo de pantalla con interacciones verbales y experiencias del mundo real para promover un desarrollo lingüístico óptimo en los niños en sus primeros años de vida. Por eso, limitemos al máximo el uso de pantallas, tanto para ellos como para nosotros, que somos quienes les damos ejemplo. 




13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page