Buscar
  • Maren Kids

Aprendamos a educar desde el respeto y la responsabilidad


Hay que educar desde el corazón y serenamente


Hay un sinfín de herramientas que podemos utilizar para formar y educar a los niños: cada uno tiene una personalidad en constante desarrollo que necesita guía y se ha demostrado que los refuerzos positivos de una conducta ayudan a que los niños estén mejor. Hay que enseñarles en casa que toda situación tiene arreglo siempre y cuando podamos conectar al compartir como nos sentimos. Esa confianza entre un niño y un adulto lo podría encaminar para toda la vidaLa mejor educación es en casa



“La falta de tiempo” de los padres ha dejado la educación de los hijos en los maestros, en los abuelos o en los tíos…ellos no tienen la responsabilidad de educar al niño; son figuras de autoridad que ayudan a que el niño tenga un contexto, pero no son responsables de educarle.

¿Para qué gritamos? A veces lo hacemos para “alertar” a otros de alguna situación de peligro y en el caso de los niños estos “gritos” podrían simplemente brindarle una perspectiva equivocada al niño sobre el mundo. Ante de gritar pregúntate: ¿Vale la pena que lo haga cuando el niño está en plena formación?






Educar sin gritos ni lágrimas

Gritar es una extensión del enojo, es una forma en como los adultos canalizamos la frustración…Y seguramente te enojarás con tus hijos en algún momento de la vida, pero la clave se encuentra en cómo vas a reaccionar.

Los niños tienen necesidades que requieren de una atención adecuada: en cuanto más satisfagas sus necesidades, más fácil será para los niños entender cómo adaptarse a la vida misma.


¿Cómo formar a un niño/a?

Cada cabeza es un mundo y la educación es distinta para cada familia, pero lo que siempre te recomiendo que hagas es ser una escucha activa sobre las necesidades que puede tener.

  • Aprende sobre sus emociones y ayúdale a manejarlas.

  • Bríndale seguridad al volverlo independiente

  • Dale amor y conexión cuando se encuentre decepcionado

  • Sin duda hay mil cosas que podemos hacer pero la más sencilla será observar y ser conscientes de nuestro lenguaje corporal

Si cuidas su infancia, ten por seguro que será un adulto que tendrá muchos buenos recuerdos. Será nuestra forma de contribuir a la sociedad.



14 visualizaciones1 comentario