Buscar
  • Maren Kids

CONVIERTE UN ERROR EN APRENDIZAJE

Para gestionar un error correctamente tenemos que asumirlos, responsabilizarnos, resolverlos y tomar medidas preventivas para que no volver a tropezar en la misma piedra.

¿Cómo se hace eso?


Paso 1- Reparar los daños:

Lo más urgente es hacer todo lo posible por subsanar esa equivocación y sus posibles consecuencias negativas. En algún tipo de situación esto puede llegar a ser realmente urgente y necesitamos tomar acciones de forma inmediata. Esto requiere más inmediatez en el tiempo incluso que buscar al responsable del error.


Paso 2- Autocrítica:

Si hemos sido nosotros los responsables, debemos ser capaces de ver en qué nos hemos equivocado, con espíritu de autocrítica, pero siempre con un enfoque constructivo. Es importante reconocer nuestro error y asumirlo, pero a la vez no dejar que esto afecte a nuestra autoestima o que surjan sentimientos de culpabilidad que no nos ayuden a mejorar la situación.


Paso 3- Análisis:

Debemos explorar todas las posibilidades, con perspectiva y con vistas a prepararnos mejor para la próxima vez. ¿Qué podríamos haber hecho diferente? ¿Había otras alternativas? Si volviésemos a enfrentarnos a la misma situación, ¿qué cambiaríamos?


Paso 4- Aprendizajes:

No solamente tenemos que analizar lo que hemos aprendido de esta experiencia. También debemos ser capaces de detectar aquellas destrezas o conocimientos que nos faltan para poderlo hacer mejor la próxima vez. ¿Necesito adquirir alguna nueva habilidad? ¿Necesito formarme en algo nuevo que me ayude a hacerlo mejor?


Paso 5- Plan de acción:

Una vez que hemos explorado los pasos anteriores, llega el momento de hacer algo con ello, de ponernos manos a la obra de forma proactiva. ¿Cuál será el próximo paso? ¿Qué voy a hacer para que no me pase de nuevo?


No se trata de no caer, sino de levantarse y aprender a salir fortalecidos de ello.

Todo esto es aplicable tanto a ti a título individual como a tu equipo. Espero que a partir de ahora veas esos errores de forma más positiva, y que los conviertas en una oportunidad para aprender, mejorar y hacerte más fuerte. Inculca esta cultura en tu equipo y predica con el ejemplo.



4 visualizaciones0 comentarios